domingo, septiembre 12, 2010

intimidad...














como los pliegues de lo blanco
ella aferra su último hilo
la tonada de danza en el secreto vacío
                                 tres mieles por llenarlo
                                 un cuenco de licor de arroz por compartirlo
en ese hueco de su silencio
la punta de sus zapatillas dibujan palomas

                                                                                  areki

8 comentarios:

colombina dijo...

Me pareció ver un cuadro de hace años...en Qulimes, de una niña bailarina...

mauricio rey dijo...

Un verdadero placer la miel de tu poesía!!!
Besos!!!

Alfredo J. Ramos dijo...

He estado poniéndome al día en los aleteos del blog y compruebo, con satisfacción, que tu sensibilidad sigue bien despierta. Un saludo admirado.

María Evangelina Trabucco dijo...

Volviendo de a poco, el segundero secuestrándonos con sus exigencias... pero qué placer leerte!

mabel casas dijo...

sonrío...
todavía está la niña, el cuadro y la ventana de intimidad y sus sueños

mabel casas dijo...

mauricio

gracias por esas palabras: la miel de tu poesía

cariños

mabel casas dijo...

alfredo

gracias por andar viajando por estos aires
y por tu decir sobre lo encontrado

saludos

mabel casas dijo...

maría Evangelina

gracias por haber regresado, yo también tengo un retraso de dos millones de segunderos
lástima que no te encuentro en tu el blog que tenías y no se como leerte
mandame alguna señal
besos